Friday, March 18, 2016

Amber Moore, Spanish minor, writes about the AU marching band

La fantástica banda de marcha de la Universidad de Ashland
           
Típicamente en las universidades de los Estados Unidos hay una banda que representa la universidad y toca música en el campo durante el descanso de los partidos del fútbol americano. Mientras la banda marcha en el campo para un espectáculo, crea dibujos con sus movimientos como un cuadrángulo o específicamente, la banda de la Universidad de Ashland, crea el acrónimo «A U» en la presentación antes del partido. La banda se prepara para los espectáculos durante el verano, con anterioridad al año lectivo. Los miembros de la banda pasan muchas horas al sol aprendiendo a marchar con la técnica correcta. Normalmente, puede identificar a un miembro si de julio hasta septiembre ha adquirido una quemadura de sol o está muy bronceado. Los extraños a la banda dudan que trabajemos tanto como en otros deportes, pero agudizamos las destrezas con mucha práctica, pasión y tiempo.  Hay tanta sangre, sudor y lágrimas en la banda como en los otros deportes.
            La estructura de la banda de marcha en Ashland tiene varias secciones y  posiciones con diferentes niveles del poder. Por  ejemplo, el director, el Sr. Gary Ciulla, es el líder de la banda y usa su poder para facilitar la mejora de la banda. Da mucha instrucción y  critica todas las secciones de la banda que incluyen los instrumentos de viento y metal por la más parte. Otra parte de la banda incluye la sección de percusión que toca los bombos y platillos que dan el ritmo. También hay dos chicas que giran batutas en frente de la banda y llevan vestidos morados y disfraces; la presentadora anuncia a las chicas individualmente. Pero, la parte de la banda en que participo se llama la Guardia de los Colores; usa banderas del color oro que se pegan a un mástil de seis pies de largo. Los catorce miembros de la Guardia de los Colores giran las banderas en el campo para expresar la música que la banda toca. Cada banda de marcha necesita todas las partes para crear una presentación completa, bella y agradable para toda la audiencia.
Para ayudar que el programa tenga éxito, se necesita crecer de número.  La banda de Ashland originó en el año 1988 con diecisiete estudiantes y ahora consta de sobre ochenta intérpretes que tocan  instrumentos de mucha variedad. Pero la historia personal de la banda empezó más recientemente. Este año marca mi primero en la Universidad de Ashland; por consiguiente, comencé el primer año con la banda. Hice una prueba para la Guardia de los Colores en junio pasado y a últimos de julio recibí el correo electrónico que dijo que ingresaría a la Guardia para el otoño. La Guardia empezó a trabajar a primeros de agosto y dudé sobrevivir a causa de la intensidad. Sin embargo, deseaba hacerme parte de la Guardia, entonces trabajé mucho y de corazón. Ahora he completado la primera temporada con la banda de Ashland y gocé de la experiencia fantástica.
Además de la experiencia de la presentación, disfrutaba participar en las costumbres de la banda de marcha. Muchas costumbres existen en las organizaciones en la universidad por así  como los estudiantes entablan amistades con los demás del grupo. La banda no se diferencia de otros grupos. Mi banda de la escuela secundaria y la banda de Ashland comparten una costumbre que siempre ha gustado porque fomenta orgullo de la organización. Después de cada partido del fútbol americano, durante la escuela secundaria,  la banda cantaba el alma mater, la canción que ha representado la escuela con sentimiento por muchos años. Si  ganábamos el partido, la cantamos alegremente. Lo opuesto ocurría si perdíamos el partido por muchos tantos. Pero en la banda de Ashland, siempre cantamos la canción batalla de la universidad con entusiasmo después de los anuncios al final de cada ensayo. La manera de que cantamos en esta situación refleja el ritmo que la banda toca con los instrumentos. Pero antes de que la banda de marcha presente durante el descanso del partido, suele corear la canción batalla como los jugadores de Ashland la corean. Cuando la cantamos en esta manera, le da mucha emoción y suena como la música rap. Me divierto pero no puedo articular todas las letras por el tempo rápido. Esta costumbre de cantar y corear adiciona a la importancia del vínculo de camaradería de la banda. 
Se puede concluir que la banda de marcha entretiene a los espectadores de los partidos del fútbol americano, que los miembros se divierten en hacerla y que estes tienen una gran pasión por la banda de marcha.

No comments:

Post a Comment