Monday, November 30, 2015

Abigail McMaster writes about Battleship at AU!

Abigail McMaster

Battleship
            Cada universidad en Los Estados Unidos tiene un fin de semana cuando los alumnos de la universidad regresan. Durante el fin de semana la universidad tiene muchas actividades. Una actividad de la universidad de Ashland este año era Battleship, Acorazado. Era un juego en la piscina en el centro de recreo. Solo se usaba aproximadamente mitad de la piscina. Los bordes eran sogas en tres de los lados y el borde de la piscina en el otro. Había muchos equipos de cuatro personas. Cada equipo estaba en una canoa y tenía dos baldes, un escudo y un remo. La meta era naufragar las canoas de los otros equipos. Al comienzo, yo no quería participar en el  juego. Sin embargo, actualmente es una de mis historias favoritas para cantar.
            Una semana antes del juego, mi compañero de piso, Kayle, me preguntó si quería estar en su equipo. No quería porque no era muy atlética y no me gustaba nadar. Contesté, <<Si no encuentras a una persona que quiera participar, participaré>>. Kayle y sus amigas no encontraban a un cuarto para su equipo y ellas me necesitaban.
            El día del juego estaba muy nerviosa. Afortunadamente, Kayle y las otras compañeras de equipo anticipaban que nuestro equipo perdería. Anticipábamos que nuestra canoa naufragaría primero. El día empezó normal. Las compañeras del equipo y yo asistimos a nuestras clases. Después de las clases, la capitana del equipo, Steph, fue a la tienda y compró las pistolas de agua para el juego. El equipo cenó juntas para hablar del plan de acción. El equipo estaba tranquilo y yo estaba agradecida por sus expectativas bajas.  
Después de la cena, nos arreglamos los trajes de baño y fuimos a la piscina. No vimos a los otros equipos llegar porque habían llegado temprano. Cuando llegamos a los árbitros, nos leyeron las reglas. Entonces, el juego empezó. Era un torneo. Cada partido tenía tres o cuatro canoas. Nuestro equipo no estaba en el primer partido. Miramos y vitoreamos por los equipos con los amigos. También, aprendimos los planes de acción que funcionaban y los que no funcionaban.
            Finalmente, jugamos. Embarcamos en la canoa y empezamos a golpear. El partido tenía tres canoas. Remábamos en la canoa y tirábamos baldes de agua y las otras canoas nos tiraban agua. Tenía el escudo y trataba de cerrar el paso del agua. Al mismo tiempo, tratamos de remar la canoa. Necesitamos quedar en el centro de la piscina. Si quedábamos cerca de los bordes recibiríamos un balde de agua de sanción. Era un ambiente de caos. Después de un rato, la primera canoa naufragó. Lo celebramos porque no éramos el primero. Entonces, golpeamos la otra. Era muy divertido y todo estaba muy mojado. Pronto, la segunda canoa naufragó y de repente nos hicimos ganadoras. Estábamos conmocionadas porque habíamos creído que perderíamos. Sin embargo, continuamos en el torneo.
            Salimos de la piscina. Mis otras compañeras de equipo y yo queríamos sentarnos en el jacuzzi, pero Steph, la capitana, dijo, <<no>>. No quería que nosotras relajáramos. De repente, nuestro equipo se dio cuenta que podríamos ganar. Esperamos por un rato porque muchos otros equipos necesitaban jugar. Nos sentamos en el borde de la piscina con los pies en la piscina y mirábamos. Después de un poco era nuestro turno otra vez.
            El partido era más difícil que el otro. Competíamos contra un equipo con chicos muy atléticos y un equipo con una mezcla de chicos y chicas. Mi equipo formó una alianza con el equipo con las chicas. Ambos equipos querían eliminar el equipo de chicos. Empezamos a golpear. Era una batalla muy similar a la primera, con la excepción de que los equipos eran más competitivos y por esta razón el partido era muy largo. Por un rato la alianza era fuerte, pero el otro equipo la rompió. Nos tiraron baldes de agua. Entonces, le tiramos nuestros baldes a ellos. Rápidamente, la canoa del equipo mixto naufragó.  Ahora, éramos solo nosotras y el equipo de chicos. Golpeamos y tiramos baldes. No sabía cómo, pero la otra canoa naufragó. ¡Estuvimos en el campeonato!

            Esperamos dos o tres partidos más para determinar los otros equipos en el campeonato. Los árbitros decidieron permitir un equipo más en el campeonato. Los fanáticos eligieron al equipo de chicos y chicas, el equipo con la que teníamos la alianza. El campeonato era muy largo. Dos canoas naufragaron. Mi canoa y el equipo de la alianza permanecieron. Nosotras estábamos cansadas y muy débiles. Mi canoa naufragó y nosotras pedimos. No estábamos muy tristes porque teníamos expectativas bajas. Volvimos al dormitorio y comimos pizza en celebración porque recibimos el  segundo lugar.

No comments:

Post a Comment